Nuestro Blog

La seguridad de los cierres metálicos

Durante la noche no suele haber nadie en los locales comerciales y es por eso que se suceden los robos en este período de tiempo. Por eso es aconsejable instalar un cierre metálico en la entrada principal para evitar encontrarse con sorpresas al día siguiente.

Si además la propiedad cuenta con una cristalera que se encuentra expuesta al exterior, se recomienda instalar cristales especiales para que no se rompa de un solo golpe el cristal dejando el negocio a la intemperie por mucho cierre metálico que haya en la entrada principal.

Se recomienda informarse previamente sobre los diversos tipos de cerrojos que existen para los cierres metálicos para elegir el que más se adapta a las diferentes necesidades de cada propietario. Muchos son muy sencillos aunque hay otros más complejos que deben ser instalados por un experto y solo se retira una de las partes para poder abrir la persiana mientras que la otra se queda integrada bien en el cierre metálico o bien en el suelo para que no se pueda forzar y después abrir fácilmente.

Historia de la cerrajería

Si siempre has querido conocer un poco más sobre como ha ido evolucionando la cerrajería siempre puedes tener en cuenta los cambios que ha sufrido a lo largo de la historia. La cerrajería ha existido hace muchos años, por lo que si no conoces la historia siempre puedes seguir leyendo.

¿Qué es la cerrajería?

La cerrajería era considerada un oficio vital para la sociedad que ayudaba a proteger los bienes de las personas frente a los ladrones.

La cerrajería es un oficio que permite reparar, instalar, mantener cerraduras o cerrojos y candados para que no puedan abrirlos. Este tipo de trabajos se han realizado desde el principio de la humanidad, para evitar este tipo de problemas se creó la cerrajería.

Historia de la cerrajería

Aunque no se ha conocido siempre la cerrajería bajo el nombre de cerrajeros, si se les conocía con el nombre de herreros.

La cerrajería siempre ha ido muy ligada a la forja, ya que se comenzaron a hacer cerraduras especializadas en las forjas. Las primeras cerraduras ayudaron a los propietarios a guardar sus bienes de los ladrones, por ello siempre se intentaba poner lo más difícil posible.

Aunque no se sabe cuando se inventó, los chinos y los egipcios fueron los primeros en usar este tipo de tecnología que era tan novedosa en su época, extendiéndose en la cultura griega y Siria. Estas culturas las fueron a llevando a otros lugares, con lo que las cerraduras empezaron a evolucionar y modernizarse.

No hay que olvidar que la palabra cerradura proviene del latín serrare, que significa cerrar, que ha ido cambiando a lo largo de los siglos.

Los romanos también renovaron un poco la tecnología de las cerraduras de madera y de hierro, ya que inventaron la vuelta de llave, que era un sistema de cierres con mayor seguridad.

La cerrajería ha ido evolucionando hasta llegar a la actualidad, que fue Roberto Barron el encargado de inventar la que consideramos actualmente la cerradura de doble vaso, que provoco un salto evolutivo en el mundo de las cerraduras. Con un aumento de la seguridad más notable, fue una de las mejores cerraduras de la época.

Después salió la puerta con cerradura de combinación de llave cambiable, que fue fundada por James Sargent, una cerradura usada hasta el punto de que la tecnología llevo a la cuenta atrás.

Uno de los que también consiguieron innovar fue Linus Yale en el año 1848 que inventó la cerradura del vaso del perno, donde se podía identificar las llaves a través de los pequeños tubos interiores que hay en la cerradura. Por ello se siguió mejorando este sistema que es el que actualmente se ha desarrollado para tener la combinación moderna.

La importancia de los cerrajeros en la historia

El oficio ha ido evolucionando, siendo uno de los que más responsabilidad tiene. Son los que se encargan de proteger los bienes de las personas, al igual que de proteger las viviendas. Por ello es importante este tipo de oficio que se ha transmitido de padres a hijos durante la historia.

¿Qué hacen actualmente los cerrajeros?

En la actualidad los tecnicos hacen todo tipo de trabajos, pueden abrir una puerta si te la has dejado abierta, e incluso cambiar la cerradura si te han robado las llaves, por ello los profesionales siguen siendo tan importantes en la actualidad.

¿Puedes colocar otro tipo de cerradura en una puerta blindada?

Una puerta blindada es considerada una puerta de madera que a su vez goza de chapas de hierra, y es una de las mejores puertas que ofrecen gran cantidad de resistencia ante un ataque de ladrones lo cual obtendrá numerosos beneficios a través del tiempo.

Los mejores beneficios que tienen este tipo de puertas radica en que te garantizara siempre las mejores soluciones a través del tiempo.

Muchos seres humanos necesitan colocar una cerradura apropiada en su puerta blindada, para ello es necesario reforzar la seguridad de su casa de la mejor manera posible, es importante tener opciones a conocer de gran importancia.

Si te preguntas constantemente si puedes instalar una cerradura en tu puerta blindada, te comentamos que se puede pero lo importante en todo momento es que la cerradura principal sea muy eficaz y con mucha seguridad en todo momento.

Muchos se preguntan si se debe colocar un cerrojo en la puerta blindada y la respuesta para este caso es que no es necesario porque no es muy eficaz, pero que algunas veces lo que puede evitarse es un robo.

¿Es necesaria la instalación de un cerrojo?

Si quieres instalar un cerrojo puedes sujetar 2 tornillos en la placa de metal e instalarlo en puertas macizas.

Muchas veces la cerradura te ofrecerá mucha seguridad per debes tener presente que nadie hará que se produzca un robo al 100% esto es algo que debes tener presente en todo momento para garantizar los mejores aspectos en tu vida.

Debes obtener siempre una buena puerta de seguridad que te permita garantizar las mejores herramientas posibles para seguir hacia adelante.

¿Qué debo hacer para poder colocar la cerradura adecuada?

Lo mejor en todo momento siempre es consultar con cerrajeros de confianza que busquen soluciones a lo que deseas, ya que los expertos siempre te dirán que deseas y necesitas.

Al momento de tener ya listo una puerta de seguridad es de vital importancia poder establecer que las ventanas tengan buen punto de acceso para todo lo que tenga que ver con los ladrones , cuando las ventanas no tienen rejas un ladrón puede entrar fácilmente lo cual acarrera una serie de problemas que son muy fuerte y no debe ser así, es necesario que los anclajes sean de alta calidad para poder evolucionar a través del tiempo de una forma u otro y poder obtener lo que se desee.

¿Cómo cambiar la manilla de la puerta?

Cuando requieras cambiar la manilla de tu puerta porque está muy usada, no es necesario que contrates un cerrajero, pues esta tarea no es nada difícil, puedes hacerlo tú mismo, y así te ahorrarás dinero, para hacerlo correctamente te apuntamos los pasos a seguir, te darás cuenta que es muy rápido y sencillo.

Pasos para cambiar la manilla de una puerta:

El paso inicial es retirar los elementos de sujeción de la manilla, para esto se requiere de un destornillador que se ajuste al tipo de tornillo. Debes tener cuidado de sostener la misma cuando estés quitando el último tornillo para que no se caiga o evitar marcar la puerta al deslizarse.

Posteriormente se desmonta es vástago. Consiste en un eje largo y cuadrado que une la manilla interna y externa de la puerta. Si la caja es apropiada a la manilla de reemplazo, no será necesario retirarla, lo cual te ahorrará mucho dinero.

No es tan fácil que la manilla de reemplazo coincida en medidas de piezas y accesorios con la que estaba instalada, en algunos casos será necesario ajustar, de ser más grande hay que abrir espacio, y en el caso contrario de ser más pequeños hay que limpiar la puerta y disimular con masilla homogénea. Una vez que emparejes detalles deberás lijar y pintar del mismo color que el resto de la puerta.

Una vez seca la pintura, monta el vástago que se ajuste perfecto a ambos lados. Ahora coloca la manilla y luego los tirafondos, ajustándolos hasta presionar fuerte. El siguiente paso es instalar el resto de accesorios, lo que le dan apariencia bonita a la manilla, casi siempre lo que se busca es tapar tornillos y bordes poco llamativos.

Consejos para poner una buena manilla en la puerta

Será necesario probar si funciona la manilla, para ello el resbalón deberá introducirse sin inconvenientes al mover la manilla.

Te recomendamos invertir en una buena manilla, ya que las que ofrecen a precios muy económicos generalmente son de mala calidad, esto aunque parezca alentador te llevará a gastar más dinero porque te durará poco. Recuerda que la manilla aparte de ser útil es la que le da buena apariencia a la puerta, sin olvidarse que también la puerta debe estar bien pintada o barnizada.

Cuando compres la manilla trata de comprar varios accesorios o embellecedores, para que luego al dañarse solo debas reemplazar, recuerda que estos se desgastan y luego es difícil conseguir del mismo tamaño, obligando a modificar y esto es complicado. Si te gusta remodelar cada cierto tiempo la casa con cambios radicales será más conveniente usar pintura para la puerta que dejarla color madera. Es muy común que exista uniformidad en el uso de manillas, es decir, no disfrazar la casa colocando una manilla diferente en cada puerta. Lo más importante es que las manillas no estén deterioradas ya que esto da muy mala impresión.

¿Debo acudir a un cerrajero para reemplazar la manilla de una puerta?

Como te hemos mencionado esta tarea no es nada complicada, si lees con detenimiento los pasos podrás hacerlo, eso sí, deberás atreverte con entusiasmo y de seguro te quedará bien. De lo contrario si observas al final detalles que no puedes corregir allí si podrás optar por buscar un cerrajero profesional, que deberá cobrarte menos, pues ya el trabajo estaba casi listo. Mientras más rápido exijas el cambio de los detalles que dejaste más te cobrarán, por eso te recomendamos paciencia para que salga bien el trabajo y no gastes tanto.

¿Qué manilla poner en mi puerta?

Hay mucha variedad de manillas y embellecedores, tomate un tiempo para escoger la que te guste, y que se adapte a tu decoración y presupuesto. Es muy significativo tomar en cuenta que sea de muy buen material. Recuerda no escoger una que se aleje mucho del tamaño de la anterior, pues ya sabes las consecuencias. Muchos optan por adquirir manillas plateadas porque combina con la mayoría de las decoraciones, aunque el dorado sigue estando en primer lugar, porque representa mayor elegancia, pero es cuestión de gustos. El estilo que buscas de manilla dependerá también del tipo de muebles y cuadros que uses, hay estilos antiguos que nunca pasan de moda, como también estilos modernos. Verás que con paciencia y tiempo podrás reunir todos estos requisitos.